Los dientes rectilíneos pueden mejorar la salud bucal

Hay muchas razones por las que un dentista puede recomendar el tratamiento de ortodoncia.

Se utiliza para corregir una maloclusión (mala mordedura), una condición ocasionada por los dientes apiñados, torcidos o prominentes; dientes que están fuera de alineación o mandíbulas que no casan adecuadamente. La maloclusión puede heredarse o puede ser el resultado de chuparse el pulgar, la pérdida prematura de dientes o un accidente.

Corregir el problema puede resultar en una mejor salud bucal porque los dientes apiñados y torcidos pueden hacer difícil la higiene bucal. Con el paso del tiempo, esto puede conducirlo a la caries dental, enfermedad periodontal y la posible pérdida de dientes. Una mordida inadecuada puede interferir al masticar y hablar, ocasionar un desgaste anormal del esmalte del diente y llevarlo a problemas con las mandíbulas.

Por lo general, el tratamiento de ortodoncia es más cómodo y toma menos tiempo que lo que tomaba años atrás. Los frenillos dentales pueden ser tan discretos como lo desee el paciente. Los brackets (la parte de los frenillos que se fijan a cada diente) son más pequeños. Algunos brackets se ajustan en la parte de atrás de los dientes, haciendo que éstos sean menos evidentes.

Hay dos tipos de frenillos disponibles: fijos, que se llevan puestos todo el tiempo y los puede quitar solamente el dentista, y desmontables, los que el paciente puede sacar de su boca. El dentista selecciona el tipo, con base en las necesidades de tratamiento del paciente y dependiendo de qué tan bien siga instrucciones con respecto al cuidado y la higiene bucal.

Aunque la planificación del tratamiento es personalizado, la mayoría de las personas usan sus frenillos durante un período de uno a tres años, dependiendo de las condiciones que necesitan corrección. Esto subsigue con un período de uso de un retenedor que sostiene los dientes en sus nuevas posiciones. A pesar de que se supone que haya un poco de incomodidad durante el tratamiento, los frenillos de hoy día son más cómodos que antes. Los equipos nuevos requieren una fuerza continua, suave para mover los dientes y normalmente requieren algunos ajustes.

Es importante la buena salud bucal especialmente para las personas que usan frenillos. Cepillarse regularmente, como lo indica el dentista, utilizar hilo dental y programar visitas dentales puede ayudar a mantener sus dientes saludables.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.

La forma simple de ayudar a prevenir enfermedades de las encías

La enfermedad de las encías es causada cuando las bacterias (placa) no se eliminan mediante el cepillado diario y el uso de hilo dental, pero por suerte es prevenible. Prueba una de nuestras cremas dentales diseñadas para reducir el crecimiento de placa y ayudar a prevenir la aparición de enfermedades de las encías.