La retracción de encías puede afectar aún las bocas saludables

Usted puede tener una boca saludable y practicar una buena higiene bucal y aún así experimentar una condición llamada retracción de encías.

Los tejidos de las encías saludables forman un collar protector alrededor del diente. Cuando se retraen los tejidos de las encías, exponiendo la raíz del diente, puede dar como resultado la sensibilidad. La caries de la raíz dental se puede desarrollar porque la superficie más suave de la raíz se carea más fácilmente que el esmalte sobre la corona del diente.

Hay dos clases de encías en la boca: encías adjuntas—un tejido denso y rosado que envuelve los dientes y está adherido firmemente al hueso subyacente—y a la mucosa, o encías sueltas; el tejido suave, delgado y movible que integra el interior de los labios y mejillas.

La retracción de encías ocurre cuando el borde del tejido de encías (se le llama margen gingival) se mueve hacia atrás de la corona del diente.

Una de las principales causas de la retracción de encías es una posición anormal o irregular del diente. Un diente puede salirse de su sitio porque estaba apiñado cuando los dientes permanentes empezaron a empujar dentro de las encías. Como resultado, el hueso inadecuado de la mandíbula cubre la raíz del diente. Algunas veces, la condición es evidente cerca de la edad de 10 años.

Otro factor es la herencia. Una persona puede tener simplemente tejidos de encías insuficientes, frágiles o delgados. Otras causas de retracción incluyen el cepillado excesivo o agresivo, trauma de los tejidos de las encías y la enfermedad periodontal.

Cuando se ignora la retracción leve, hay probabilidad de pérdida de hueso alrededor de los dientes y retracción continua. Los métodos de tratamiento varían de acuerdo al tipo y severidad de la retracción. Si se debe al cepillado agresivo y excesivo, un miembro del equipo dental puede mostrarle los métodos de higiene bucal más efectivos.

La cirugía de injerto de tejido suave (conocida como injertos gingivales o de encías) y otros procedimientos ayudan a crear encías mayormente adheridas para prevenir que la retracción gingival sea progresiva y para ayudar a regenerar y restaurar la cobertura de la raíz.

Si la retracción se debe a la enfermedad periodontal, usualmente, el primer paso implica una limpieza especial que se le llama curetaje y alisado radicular. Para muchos pacientes, este tratamiento—al igual que la higiene bucal en casa y chequeos dentales de rutina—pueden ayudar a detener la enfermedad periodontal y prevenir además la pérdida de encías.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.

¿Boca de metal? Ayuda a mantenerla limpia para el futuro

Mantener los dientes limpios es más difícil con el uso de frenillos dentales. Prueba uno de nuestros productos para facilitar el proceso.