El dolor tras la extracción del diente: tres consejos para ayudar a sus hijos a seguir cepillándose los dientes

Algunas veces los niños necesitan que se les extraiga un diente de leche, cuando el diente no cae por sí solo. La necesidad de sacar el diente por lo general surge cuando el diente adulto ya está creciendo. Aunque algunos dientes requieren apenas poco esfuerzo para retirarlo, el procedimiento puede causar sensibilidad y dolor en el sitio de extracción por varios días. Si su hijo experimenta dolor en la boca después de haberle extraído un diente, él puede resistirse al cepillado. Sin embargo, es muy importante, para alentarlo - y si es necesario ayúdelo - continuar cepillando las otras áreas de su boca, aún si existe dolor. Los siguientes tres consejos le pueden ayudar a mantener a su niño cepillándose después de haberle extraído un diente:

Siga las instrucciones del dentista

Una de las mejores maneras para ayudarle a su hijo a recuperarse del dolor después de habérsele extraído un diente, es seguir estrechamente las instrucciones de su dentista. Su dentista le puede restringir la dieta de su niño durante las primeras 24 horas después de una extracción. Por ejemplo, muchos dentistas le pedirán que evite darle a su niño alimentos calientes por varias horas hasta que desaparece el entumecimiento y darle solo alimentos blandos el primer día. Normalmente la zona de la extracción no es cepillada durante 4-5 días después del procedimiento, por lo que el dentista también puede querer que su hijo se enjuague con agua tibia con sal por unos días, para ayudar con la curación y a mantener limpia el área. Las instrucciones de su dentista están diseñadas para ayudar a su niño a sanar adecuadamente y para evitar la infección.

Utilizar el refuerzo positivo

Si su hijo se resiste a la idea del cepillado debido a dolor, hay muchas maneras en las cuales usted puede animarlo:

  • Recompense a su hijo por ser valiente en el consultorio del dentista y hable con él sobre lo emocionado que el diente grande debe de estar al tener espacio para crecer, y así hacerle ver lo importante que es cuidar de ese nuevo diente.
  • Permita que su hijo se cepille las otras áreas de la boca un poco cada vez. Si el dolor es demasiado intenso, deje que su niño se cepille un poco, luego espere, luego se cepilla un poco más.
  • Ofrézcale a su hijo una pequeña recompensa por hacer un buen trabajo de cepillado después de tener un diente extraído. Considere usar el gráfico de la etiqueta engomada donde por cada diez pegatinas se merece un premio.

No te rindas

La sensibilidad por la extracción del diente debería desaparecer en unos pocos días. Si no, puede hablar con el dentista, o inspeccionar el sitio de la extracción para mirar signos de infección. Haga lo mejor que pueda para estimular al niño a que mantenga su boca limpia. Si el cepillado es difícil, ayúdele a hacer el mejor trabajo posible en esas circunstancias y asegúrese de que se enjuaga la boca cuidadosamente con agua (o agua salada, si se lo recetan) para mantener el área limpia.